Ser compasiva
From: Espanol List For Codependents Anonymous (espcodacodependents.org)
Date: Mon, 21 Mar 2016 14:32:28 -0700
Ser compasiva

Se dice que la persona compasiva lo es, y lo puede ser, porque adhiere a
sus límites. De no ser así, a uno le falta la energía para tratar bien a
otra gente. Es difícil mostrar ser compasiva cuando uno vive sobrecargado
por andar Hambriento, Aislado, Cansado o Enojado/Enojado, Cansado,
Hambriento o Aislado (HACE/ECHA).


En mi caso, noto que en las reuniones oigo seguido de la gente que ignora
su *auto-cuidado*. No visitan ni al médico ni al dentista. Todo mundo tiene
sus razones, inculcados en la niñez, para evitar cuidar la salud, como:
“Cuesta mucho”, “Duele”, “Los médicos preguntan mi historia, que no quiero
jamás traer a la memoria”, “En mi familia se burlan de los que procuran
obtener dientes postizos como si fueran muy creídos.” Es decir, para
afrontar estas ideas que nos mantienen en una mala condición física hay que
considerarlos bajo la luz del estudio de los Doce Pasos y las Doce
Tradiciones. Cuesta admitir que nuestras actitudes sobre la salud son
arraigadas en el pasado, de donde nos es importante excavarlas, examinarlas
de nuevo y pedir de nuestro Poder Superior la voluntad de dejar ir nuestras
viejas ideas insanas sobre la salud personal.


También sirve examinar las ideas, creencias y prácticas que tenemos sobre
nuestro *tiempo*. ¿Me mantengo seguido tan ocupada, entre el trabajo,
cuidar a los niños/padres/amigos, el servicio y la limpieza de la casa, que
no voy al cine, no me uno a la convivencia, ni celebro mis cumpleaños o los
días festivos? ¿Es que tengo la idea insana y auto-destructiva de que si no
me ocupo de algún trabajo, soy culpable de desgastar el tiempo? Es una
forma de aterrorizarse, el no permitir ni el descansar ni menos tiempo de
recreo – y en la recuperación también hay que aprender a tener límites con
los ahijados, para no hacer caso omiso de las necesidades de uno mismo por
querer ayudar cada vez que llamen los ahijados. Esto implica que la madrina
se respeta menos que una mesera, un banquero o un doctor – que cumplen sus
deberes en horas fijas, no las 24/7, para así lograr y trabajar y vivir sus
vidas.


Es igual de importante observar límites con el *dinero*: la Séptima
Tradición nos enseña que hay que cubrir los gastos de la reunión *antes de*
hacer contribuciones al intergrupal o a las estructuras regionales y/o
nacionales. También nos guía la Séptima Tradición que valen las
contribuciones del tiempo, como en los puestos de servicio. Así mantenemos
al grupo en buenas condiciones, permitiendo a muchos aprender a participar
en su recuperación por extenderse por aprender nuevas destrezas en trabajos
que jamás antes habrían osado llevar mientras observan la rotación del
servicio. Pero el dinero lo hemos de considerar también del punto de vista
de las ideas anticuadas que posiblemente ya no nos sirvan. Por ejemplo, ¿Se
le enseñó de joven pagar por otros con el dinero que ganó en trabajo
doméstico, obrero o campesino? ¿Fue el mensaje que recibió que “Lo que
ganas de niño es para ayudar a la familia, no para ti”? Si de adultos no
volvemos a considerar estas ideas, es posible que no cambiemos los hábitos
despilfarradores o tacaños para otras maneras más prudentes de usar el
dinero que se gana.


En fin, para poder yo tratar adecuadamente a otra gente, he de comenzar a
cambiarme por volver a asesorar la manera que auto-cuido mi salud y mis
finanzas para asegurar que no actúo sin evaluar: ‘¿Es esta rutina
contra-productiva?’ ‘Si sigo actuando así, ¿Resultará en la misma historia
poca satisfactoria de siempre?’ ‘¿Suelo reaccionar cuando estoy Hambrienta,
Ansiosa, Cansada o Enojada?’ En cambio, cuando comienzo a tratarme con el
debido cuidado amoroso, actitud que merece todo ser humano, tendré
suficiente energía, bondad y disponibilidad para tratar atentamente a mis
ahijados, compañeros, familiares y vecinos.


Cuanto más me dedico, en la recuperación, a nuevas rutinas de auto-cuidado,
tanto más podré cumplir con otra máxima, la de no tomar a pecho lo que
hacen los demás. Según vaya tratándome mejor noto que me enojo menos al ver
que Fulano ha vuelto a hacer lo que siempre me ha provocado. Este desapego
surge de la decisión de cuidarme bien a mí misma.
  • (no other messages in thread)

Results generated by Tiger Technologies Web hosting using MHonArc.